Las salineras de Maras funcionan desde tiempos anteriores a los Incas. Hoy son propiedad de comuneros de la zona y el lugar impresiona por su blancura, silencio y hermosura.