Los andenes circulares de Moray son construcciones incas que llegan a alcanzar profundidades de hasta 150 metros. Se piensa que fueron usados como laboratorios agrícolas por los Incas.