Con la idea de ir dejando atrás la vida en la ciudad de Lima, Javier y Michele compraron un terreno de 5 mil metros cuadrados en Lamay, Cusco. Parte de su proyecto era construir una casa de campo para alquilarla, eventualmente, mientras ellos no la usaran. Finalmente, la idea de la casa de campo se transformó en un hermoso hotelito de 6 habitaciones.

La visión de Javier y Michele era ofrecer un lugar donde las personas se sintieran acogidas, cómodas y relajadas, y donde pudieran disfrutar de la especial energía y la magia del Valle Sagrado.

Con esto en mente, empezaron a barajar varias alternativas para elegir el nombre de su hotel, incluyendo nombres en quechua que aludían a su cercanía con el río. A Javier entonces se le ocurrió usar el apodo de Bruni, la madre de Michele. A Bruni la llamaban cariñosamente Nunu desde que su hijo mayor la “rebautizó” así al hacérsele difícil pronunciar su nombre de pequeño. Nunu era una persona especial, muy cariñosa y acogedora que disfrutaba atendiendo a sus invitados y ofreciéndoles siempre un espacio cómodo, placentero y amigable. Ponerle su nombre al hotel es rendirle homenaje a una mujer maravillosa.

“Creemos haber heredado su calidez y el gusto por atender a nuestros invitados. Para nosotros, es un nombre con todo el significado del mundo”.


Javier y Michele

CONTÁCTANOS

Para cualquier consulta no dudes en escribirnos o llamarnos.

icon-w   (+51) 981203001

icon-p   (+51)  981203001

Km. 41.5 Carretera Pisac-Urubamba

Valle Sagrado de los Incas, Cusco – Perú.