Su mayor atractivo es el complejo arqueológico, el más impresionante del Valle; sin embargo, el pueblo en sí es muy hermoso ya que el trazado de sus calles corresponde al diseño original de la época inca, con calles empedradas y canales de agua. La estación de tren a Machu Picchu sale de aquí.